Al igual que otros productos tradicionales  de nuestro país, los Jamones Ibéricos han puesto de manifiesto que la sabiduría popular y la comunidad científica pueden estar de acuerdo. Los Jamones Ibéricos tienen propiedades muy interesantes para el consumidor.

La composición de Jamón Ibérico es sus distintas categorías, cebo y bellota, presenta un elevado contenido en ácidos grasos monoinsaturados. Concretamente, el contenido en ácido oleico constituye más del 50% de la porción grasa del Jamón Ibérico.

Esto se debe a un mecanismo lipolítico endógeno que favorece la asimilación de estos ácidos grasos.

El cerdo ibérico es, desde el punto de vista nutricional, diferente a otras carnes rojas. Esto viene determinado fundamentalmente por la composición de su grasa, rica en ácidos grasos monoinsaturados y relativamente más baja en ácidos grasos saturados que otros productos cárnicos.

En el contexto de una dieta equilibrada, los productos de cerdo ibérico no originan cambios negativos en el perfil lipídico plasmático.

Los Jamones de Cebo o de Bellota Ibéricos son éxito asegurado pero además:

  • Aportan al organismo minerales como hierro, zinc, calcio, fósforo y magnesio.
  • Son ricos en ácido oleico.
  • Aportan proteínas de alto valor biológico. Tienen un alto valor nutricional.
  • Aportan vitaminasB1, B2, B3, B6 y D.